Cefaleas y alergias alimentarias IgG

Alergia alimentaria IgG – un posible desencadenante de procesos inflamatorios que causa migrañas

Muchas personas padecen cefaleas más o menos frecuentes. Existen más de 200 tipos diferentes de cefaleas. Las más comunes son la cefalea tensional y la migraña. Las formas particulares de migraña difieren en frecuencia, duración y manifestación o en el tipo de dolor (punzante, martilleante, compresivo, etc.). La migraña y las cefaleas tensionales se clasifican dentro de las denominadas cefaleas primarias. Se consideran un cuadro clínico propio, que puede ser tratado directamente.

Las causas de las cefaleas primarias son todavía confusas. Un gran número de personas afectas de migrañas sospechan que los alimentos pueden desencadenar los ataques. Una alergia alimentaria IgG retardada podría ser un desencadenante. Por consiguiente, el concepto ImuPro puede ser un enfoque útil: éste combina un test de alergia alimentaria IgG y directrices nutricionales personalizadas. Conocer más.

La migraña es un cuadro neurológico complejo. Las personas afectadas padecen habitualmente cefaleas prolongadas e intensas. Las migrañas provocan dolor punzante o pulsátil, normalmente de sólo un lado de la cabeza. Pueden interferir en el sueño, trabajo y otras actividades cotidianas y pueden producirse con una frecuencia desde varias veces a la semana o más raramente una o dos veces al año. Una migraña comienza más frecuentemente en la pubertad y afecta mayoritariamente a personas de entre 35 y 45 años de edad.

Síntomas comunes de migraña

  • Dolor punzante, pulsátil o compresivo
  • Náuseas
  • Vómito
  • Extrema sensibilidad a la luz y los ruidos
  • Letargia

Las dos formas comunes de migraña son denominadas migraña sin aura y migraña con aura. Esta última es un tipo de migraña que muestra señales de aviso que pueden incluir visión de destellos, manchas oscuras, dificultad para enfocar objetos, problemas de equilibrio y coordinación, debilidad, rigidez y hormigueo en el cuello, hombros o extremidades, así como dificultad para articular palabras. La fase de aura de la migraña se prolonga con frecuencia entre 15 minutos y 1 hora. Alrededor de 1 de cada 5 personas que experimenta migrañas desarrolla síntomas de aura.

  1. Más información sobre migraña y alergia alimentaria IgG

    El diagnóstico de la migrañaEl diagnóstico de la migraña

    No hay un test diagnóstico de la migraña. El diagnóstico se basa en el historial médico del paciente y en el examen clínico y neurológico. Si es preciso, pueden ser necesarios tests a fin de descartar otras enfermedades o dolencias que puedan causar las cefaleas. Es importante que el paciente documente los ataques: frecuencia e intensidad de los mismos, tipo de dolor, síntomas concomitantes, medicamentos, posibles desencadenantes, etc.

     

    Causas de la migraña

    Causas de la migrañaLa causa exacta de la migraña no se comprende en su totalidad. Se ha observado desde hace mucho tiempo que la migraña se da en familias, de forma que se piensa que hay un componente genético en ellas. La mayoría de los investigadores piensan que las personas con migrañas tienen un cerebro más sensible o “hiperexcitable”, de forma que es mucho más sensible a los estímulos que podrían no afectar a alguien no propenso a las migrañas. Los desencadenantes que pueden provocar los ataques incluyen fluctuaciones hormonales, estrés, cambio en el ritmo sueño-vigilia, alcohol y alimentos.

     

    El enfoque científico a la migraña e IgG

    El enfoque científico a la migraña e IgGConforme a los resultados recientes, se considera como principal responsable de la migraña a un componente inflamatorio. Una alergia alimentaria tipo III puede causar tales procesos inflamatorios. El testado IgG seguido de una dieta de eliminación y provocación puede ser, por consiguiente, un enfoque valioso.

    Desde 2005 los científicos han venido debatiendo las IgG alimentarias como un nuevo marcador para identificar alimentos potenciales desencadenantes de la migraña. En 2010 se publicó el primer ensayo clínico aleatorizado doble ciego y cruzado (“Restricción de dieta en migraña, basado en IgG frente a alimentos: un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y cruzado” Alpay K et al. Cephalalgia 2010; 30 (7): 829-837). El estudio, realizado con ImuPro, evidenció que las IgG a alimentos podrían ser un marcador eficaz en la identificación de alimentos potenciales desencadenantes de migrañas. Los participantes en el estudio, que iniciaron una dieta de eliminación exenta de alimentos IgG positivos, sufrieron una media de 32% menos ataques de migraña y 29,6% menos días de migraña que los pacientes que consumieron una dieta simple. Simultáneamente se observó una reducción significativa de la medicación para enfermedades agudas. En algunos pacientes la migraña desapareció totalmente.

    Otro estudio doble ciego aleatorio y cruzado, realizado con ImuPro investigó pacientes afectos de migraña, así como de SII al mismo tiempo (“dieta de eliminación basada en IgG en migraña más síndrome de intestino irritable” Aydinlar E. et al Headache 2013 Mar; 53(3):514-25). El estudio arrojó unos notables resultados – una reducción media de los ataques y días de migraña en un 44% y una reducción de los síntomas de SII en un 42%. Los autores concluyeron: “Nuestros hallazgos indican que la eliminación de alimentos basada en anticuerpos IgG en pacientes afectos de migraña, que padecían SII concomitante, puede reducir efectivamente los síntomas de ambos trastornos”. Esto podría tener un efecto positivo en la calidad de vida de los pacientes, así como un ahorro potencial para el sistema sanitario.

Enlaces relacionados