Sobrepeso y alergias alimentarias IgG

Pueden intensificarse los procesos inflamatorios que favorecen la obesidad por alergia alimentaria IgG.

La obesidad es una enfermedad crónica caracterizada por un grave exceso de peso y un incremento patológico de la grasa corporal. Es muy estresante para el cuerpo y con frecuencia una carga psicológica para las personas afectadas. El exceso de peso y la obesidad puede ser debido a trastornos metabólicos.

Todavía no se conoce en su totalidad el mecanismo exacto de la enfermedad. No obstante, está claro que los procesos inflamatorios de bajo nivel juegan un papel en la obesidad. Una alergia alimentaria IgG puede intensificar tales procesos inflamatorios. ImuPro ayuda a detectar dichas alergias alimentarias retardadas y apoyar sus directrices individuales basadas en los resultados de su test. Conocer más.

La obesidad y el exceso de peso plantea un mayor riesgo de enfermedades crónicas graves relacionadas con la dieta.

Si una persona es obesa o padece sobrepeso, significa que tiene un exceso de grasa corporal. El balance entre ingesta y gasto de calorías difiere en función de cada persona. Los factores que pueden afectar a su peso incluyen su composición genética, comer en exceso, dieta monótona, exceso de carbohidratos e ingesta de grasa y no ser físicamente activos.

La obesidad incrementa los riesgos de:

  • Enfermedad cardiaca
  • Apoplejía
  • Artritis
  • Algunos cánceres
  1. Más información acerca de la obesidad y alergia alimentaria IgG

    El diagnóstico de la obesidadEl diagnóstico de la obesidad

    El índice de masa corporal (IMC) es un índice sencillo de peso/estatura que se utiliza habitualmente para clasificar el sobrepeso y la obesidad en adultos. Se define como el peso de una persona en kilogramos dividido entre el cuadrado de su estatura (kg/m2). Las personas con un IMC > 25 kg/m2 cumplen el criterio de sobrepeso (IMC 25-29,9). Si tienen un IMC > 30, esto indica obesidad. No obstante, conseguir un cuadro clínico completo también es importante para analizar si el aumento de peso repercute negativamente en la salud de un paciente.

     

    Causas de la obesidad

    Causas de la obesidadMientras que muchos son los factores que pueden influir en el peso del individuo, el sobrepeso y la obesidad son debidos principalmente a un desequilibrio entre la ingesta de energía en la dieta y un gasto energético (mediante actividades físicas y funciones corporales). Los factores genéticos y medioambientales juegan un papel, pero poner atención a la dieta y a la actividad física no sólo es importante para prevenir el aumento de peso, sino también la pérdida de peso y el subsiguiente mantenimiento.

    Con la obesidad se han hallado actividades inflamatorias sistémicas. La respuesta inflamatoria al alimento induce la producción de proteínas mensajeras, como el TNF-alfa.

    La sustancia mensajera TNF-alfa bloquea los receptores de la insulina e impide así el aprovisionamiento energético de las células. El azúcar presente en la sangre puede o no transportarse sólo de forma limitada al interior de la célula, dónde se necesita urgentemente. Esto puede activar dos mecanismos:

    1. El azúcar se convierte en grasa

    Como el azúcar permanece en el torrente sanguíneo, el nivel de azúcar en sangre continúa elevado. El hígado transforma el azúcar cada vez más en ácidos grasos, que son depositados en las células adiposas. El bloqueo de los receptores de insulina tiene como resultado la liberación de más y más insulina. El aumento de la concentración de insulina impide la reconversión de ácidos grasos en azúcar en sangre. Esto significa que la energía almacenada en los depósitos de grasa no se encuentra disponible para el organismo.

    2. Disminuye el consumo de energía

    Las células individuales tienen menos energía a su disposición. Por consiguiente, se reduce la actividad celular y la tasa del metabolismo basal, por ejemplo, la cantidad de calorías utilizadas en reposo disminuye.

    En el caso de una alergia alimentaria IgG, el sistema inmune produce anticuerpos IgG frente ciertos alimentos. Los anticuerpos IgG se forman en cantidades crecientes, el TNF-alfa se liberará en grandes cantidades y se bloquearán más receptores destinados a la insulina. Esto significa que los procesos inflamatorios pueden intensificarse.

     

    Enfoque científico de la obesidad e IgG

    Enfoque científico de la obesidad e IgGLa identificación de los alimentos que pueden desencadenar afecciones inflamatorias podrían ejercer una influencia positiva en la inflamación a través del cambio correspondiente en la dieta. La IgG parece ser el mejor indicador para identificar un alimento como pro-inflamatorio. Cada vez que un alimento se pone en contacto con su anticuerpo IgG correspondiente, desencadena una respuesta inflamatoria. Los estudios han demostrado que una dieta guiada por IgG tiene efectos positivos en la pérdida de peso y en la estabilización del metabolismo de la glucosa.

    Por ejemplo, el estudio “Los Anticuerpos IgG frente a antígenos alimentarios están correlacionados con la inflamación y el grosor de la íntima media en jóvenes obesos”. Wilders-Truschnig et al. ECED publicada online 2007; DOI 10.1055/s-2007-993165 mostró una significativa correlación entre obesidad, anticuerpos IgG elevados e inflamación. Por consiguiente, los niveles elevados de IgG a los alimentos podrían estar implicados en el desarrollo del sobrepeso.

Enlaces relacionados