Enfermedad de Crohn

La alergia alimentaria tipo III puede favorecer una inflamación de bajo grado, como en la enfermedad de Crohn.

La enfermedad de Crohn (EC) es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta con mayor frecuencia al segmento terminal del intestino delgado y al comienzo del colon, pero que puede afectar a a cualquier parte del tracto gastrointestinal. Como la colitis ulcerosa, la EC puede ser dolorosa y debilitante.

Una alergia alimentaria IgG retardada puede desempeñar un papel en la EC. Por consiguiente, el concepto de ImuPro puede ser un complemento añadido a las terapias habituales. Conozca más sobre el concepto y su vía ImuPro.

Las personas que padecen la EC experimentan a menudo pérdida de apetito y, como resultado, pueden perder peso. También es habitual una sensación de baja energía y fatiga. La enfermedad de Crohn es una patología crónica, esto significa que los pacientes probablemente experimenten periodos en los que la enfermedad empeora y manifiesta síntomas, seguido de periodos de remisión cuando los pacientes no advierten síntomas.

Síntomas comunes de la enfermedad de Crohn

  • Dolores de estómago
  • Graves episodios de diarreas líquidas o sanguinolentas
  • Dolor abdominal
  1. Más información sobre la EC y alergia alimentaria IgG

    Diagnóstico de la enfermedad de CrohnDiagnóstico de la enfermedad de Crohn

    No hay un test diagnóstico único. En su lugar, es la suma de varios exámenes como análisis de sangre, análisis de heces, ecografía, colonoscopia o gastroscopia. Para asegurar las fases terapéuticas correctas, es necesario definir la extensión e intensidad de la inflamación.

     

    Las causas de la enfermedad de Crohn

    Las causas de la enfermedad de CrohnLa EC afecta mayoritariamente a segmentos individuales del tracto gastrointestinal; más frecuentemente la transición del intestino delgado al colon. La inflamación puede cubrir toda la pared intestinal e incluso órganos fuera del intestino como articulaciones, ojos y piel. Un perfil genético particular puede predisponer a las personas a desarrollar la EC.

    Estudios recientes señalan que los alimentos pueden desencadenar tales inflamaciones, por ejemplo, mediante una alergia alimentaria de tipo III. Una dieta basada en la eliminación de tales alimentos podría complementar la terapia farmacológica convencional con medicamentos antiinflamatorios como corticosteroides.

     

    El enfoque científico sobre la enfermedad de Crohn y la IgG.

    El enfoque científico sobre la enfermedad de Crohn y la IgG.En la literatura se ha discutido durante mucho tiempo sobre el alimento como desencadenante de la enfermedad de Crohn. Como la EC es una enfermedad inflamatoria, los anticuerpos IgG también podrían jugar un importante papel en la enfermedad cuando pueden descartarse otros factores.

    En un estudio publicado en 2010, se realizó una dieta de exclusión sobre la presencia de IgG en alimentos (relevancia clínica de anticuerpos IgG frente a antígenos alimentarios en la enfermedad de Crohn: ensayo clínico doble ciego, cruzado, de intervención de dieta”, Bentz et al., Digestion 2010; 81:252-264). Se examinaron las IgG en un total de 79 pacientes afectos de enfermedad de Crohn y 20 personas sanas en un grupo de control, Posteriormente se evaluó la relevancia clínica de estos anticuerpos IgG alimentarios en un estudio doble ciego cruzado con 40 pacientes. Basándose en los anticuerpos IgG, se planificó una dieta de eliminación. Se detectó un incremento en las cantidades de anticuerpos alimentarios IgG específicos en pacientes con EC. Se obtuvo una reducción estadísticamente significativa de la frecuencia de las deposiciones, en comparación con el grupo de control, cuando los pacientes con EC cumplieron la dieta de eliminación específica.

    Otro estudio está dirigido a mostrar el efecto de la ingesta de alimento IgG positivo en pacientes afectos de EC en remisión (“Los efectos de la provocación por alimentos con elevados anticuerpos y aditivos en el curso de la enfermedad de Crohn: “Un estudio piloto”. Uzunismail et al., Gastroenterol 2012; 23 (1): 19-27). En todos los pacientes, después de la provocación de 3 días con alimento IgG positivo, se halló un aumento de los marcadores de la inflamación intestinal, síntomas abdominales, así como evidencias histológicas. Los autores concluyeron que los alimentos con niveles aumentados de anticuerpos IgG y los aditivos alimentarios pueden provocar los síntomas y estimular la inflamación en pacientes con EC.

Enlaces relacionados